ernesto marco antonio telleria

Ernesto Guevara un ícono argentino

Las realidades políticas del continente americano siempre han sido convulsionadas, desde los tiempos de nuestros libertadores hasta nuestros días, hemos estado viviendo en constantes encuentros y desencuentros con la democracia y sus diferentes concepciones que hacen vida en la América de habla hispana y en función de ello, ha surgido en la Argentina hombres que han marcado huella en su accionar y Marco Antonio Tellería, nos llevará por la vida y obra de uno de ellos.

Se trata de Ernesto Guevara, un personaje nacido en Argentina, en Rosario, para ser exactos, en el año de 1928 y que en el siglo XX marcó una huella indisoluble en la política de América Latina y el Caribe, al acompañar al Fidel Castro en la llamada “Revolución Cubana” y que en su momento fue un farol de ilusiones para un continente plagado de dictaduras por doquier.

Pero más allá de la trascendente figuración de este personaje del sur, en la política cubana, y la influencia de esta en los años 60 en el resto de América,  lo que desea resaltar Marco Antonio Tellería, del médico, militar, periodista y político, es su aporte al turismo de Argentina, pues su casa natal así como todo lo que circunda en su entorno, se han convertido en un lugar de asiduos visitantes tanto de afuera de las fronteras de ese país, como de quienes en él habitan.

La vida del mítico personaje argentino-cubano

Antes de ser lo que fue, Ernesto Guevara era un chico como los demás, es decir con sueños, anhelos e  ilusiones, tanto, que junto con Alberto Granado un amigo suyo, también médico, emprendió en 1951, la aventura de un viaje en motocicleta por todo el continente, comenzando por supuesto por el sur de su país, y luego Chile, Bolivia, Perú, Colombia y Venezuela, logrando luego desde Caracas tomar un vuelo en avión a los Estados Unidos de América. 

Esta odisea le hace aflorar al “Ché”  sus dotes de escritor y reseña de su puño y letra, la experiencia vivida en un texto denominado “Mi Primer Gran Viaje”, lo cual además significó para Ernesto Guevara su primer  contacto con la realidad social de los países que conforman gran parte de la América Latina.

Esta circunstancia lo acerca como ya se conoce a través de la historia, a la vida política social y militar de la República de Cuba, luego por supuesto de sus respectivos encuentros previos con los líderes insulares y de ese modo ser protagonista de primer nivel en las acciones que se vivieron en ese país en los convulsionados años 60. 

Conquistada Cuba, luego de un tiempo Ernesto se separa de la vida política de la isla y reanuda su lucha armada, esta vez en el Congo, y posteriormente aparece una vez más en América, específicamente en Bolivia, allí es hecho prisionero y asesinado el 8 de octubre de 1967, pasando entonces de la realidad a la leyenda y a un mito que aún hoy perdurda. 

Rosario, y la casa  natal del Ernesto narrada por Marco Antonio Tellería

Ubicada entre las calles Ríos y Urquiza, se encuentra una casa en la cual nación Ernesto Guevara de la Serna, este lugar es un sitio, sin discusión referente y de obligada visita para quienes han seguido, para bien o para mal la vida y obra de este emblemático personaje de Argentina. 

 Marco Antonio Tellería nos comenta en su relato que en esta casa, se conservan muchas cosas que en la infancia pertenecieron a Ernesto Guevara, así como otros elementos usados por él ya en la edad adulta y también están allí, llegados por diferentes vías, documentos y escritor del propio médico argentino; esta casa permanece abierta al público de lunes  sábado en horarios normales mientras que los domingos el día de mayor flujo de visitantes el horario es mas amplio.   

Publicado por

Marco Malave Telleria

La gastronomía argentina es muy variada gracias a al alto nivel de producción agrícola y pecuaria del país, así como a las diversas influencias que ha tenido en su devenir histórico, provengo de una familia típica argentina, en la que la buena cocina está presente en todos los momentos significativos; me llamo Marco Malavé Telleria, soy chef de corazón y de profesión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *